Posteado por: Rita Lozano | marzo 19, 2010

Acerca del mito: quien tiene un hijo, siembra un árbol y escribe un libro…

Hay una frase que es muy conocida y dice que un hombre debe tener un hijo, escribir un libro y sembrar un árbol… lo que nadie les dice es que estas tres acciones tienen una reacción de continuidad, evidentemente al hijo hay que quererlo y cuidarlo, toda la vida. Un libro que no se publica, equivale a un libro inexistente y una vez que se publica, (dependiendo del tema), a veces, cada palabra es una responsabilidad cuando se tiene coherencia en la vida… y en el caso de los árboles, lamento decirles que con plantarlo no es suficiente.

 Hace unos meses platicaba con un miembro del equipo ganador del premio que otorga el Distrito Federal por la reforestación y me comentaba que cada determinados días, la comunidad se organiza para ir al campo y quitar a hierba mala y cuidar su bosque.

 Resulta que antes de sembrar un árbol, deben averiguar si el suelo y las condiciones climáticas son propicias para la especie que intentan sembrar. Por ejemplo, un ahuehuete, que es un árbol hermoso y puede vivir cientos de años, necesita vivir a orillas de un río, de lo contrario morirá.

 La especie que elijan debe ser de la localidad, ya que introducir variedades de plantas ajenas al ecosistema establecido, puede ser perjudicial para los animales o insectos de la zona. Ejemplo de ello es lo que sucede en las islas galápagos, en donde árboles como la cascarilla han ido desplazando a la flora local. Otro caso es el de los árboles de eucalipto que  fueron introducidos desde principios del siglo pasado y ahora han tenido que ser gradualmente retirados de la Ciudad de México, ya que por sus características, son un riesgo para los habitantes de la ciudad y su infraestructura.

 Es un juicio muy lógico pensar que los árboles crecen solitos en los bosques sin ayuda del hombre; sin embargo, cabe recalcar que las especies que se reproducen en cada bosque o zona verde, son las propias de la localidad; es decir, justamente aquellas variedades de plantas que en ese lugar particular, tienen todo lo necesario para subsistir y por ello abundan en cada zona.

 De esta manera, antes de plantar un árbol, si usted cree que no tendrá tiempo de ir a cuidar su árbol o los árboles que pretende plantar, asesórese con algún vivero local, para plantar una especie de planta típica de la región y que sea un ejemplar de buen tamaño; es decir de por lo menos un año de edad. Esto evitará que heladas o animales herbívoros acaben con su árbol.

 Si tiene la oportunidad de brindar un cuidado periódico a los árboles que desea plantar, también es necesario asesorarse en un vivero local o con las autoridades de medio ambiente correspondientes. Incluso puede formar parte de algún programa de reforestación ya existente.

Ciertamente hace falta compensar la deforestación que ha sucedido en décadas pasadas con la generación de espacios verdes y los árboles son fuertes generadores de oxígeno.

 Y si no es posible sembrar un árbol en el campo y se tiene un jardín extenso, también ahí es una buena opción para tener un árbol.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: